Ciencias del conocimiento:

propuesta para abrir un foro de debate

 

Knowledge sciences: a proposal to start a debate

 

Jaume Bertranpetit

 

La prospección de los límites del conocimiento está llevando, en estos momentos, a dos de las visiones más actuales de la conexión entre conocimiento y comunicación. Por un lado, las ciencias y tecnologías de la comunicación representan una aplicación a la conectividad entre los individuos. Por otra, las ciencias biomédicas intentan comprender el funcionamiento del organismo con la intención de aumentar el conocimiento sobre las bases orgánicas de la complejidad humana y tener el potencial de preservar las propiedades del individuo en un proceso terapéutico científicamente establecido.

Dos de las grandes preocupaciones actuales se centran, así pues, en comprender, intervenir y facilitar la integridad funcional de los individuos y su interconexión en canales de comunicación.

Una de las puertas que probablemente se abrirán en el futuro será la integración de partes de estos dos aspectos (la persona y la comunicación) en algo que podremos denominar «ciencias del conocimiento» o «ciencias cognitivas» y en el que confluirán todas las disciplinas que explican cómo, en el individuo, se integran los estímulos externos en la propia configuración. Cómo y porqué nuestro organismo, además de los estímulos internos (los genes), se configura continuamente hasta la formación del individuo concreto: cada uno de nosotros. Cómo y porqué conocemos, y cómo y porqué el conocimiento nos hace. Cómo y porqué nos comunicamos y cómo la comunicación nos moldea. Comprender científicamente no ya al ser humano genérico en el que se investiga actualmente, sino al individuo concreto y específico con su biología, su psicología, su lenguaje y su filosofía entendidas de manera integrada.

Una propuesta de ciencia cognitiva abarca muchas disciplinas actuales que pueden converger hasta este terreno configurando una de las disciplinas que puede ser pionera en lo que se pueden denominar «nuevas humanidades»: preguntas formuladas desde las humanidades clásicas, pero buscando las respuestas allá donde puedan estar, incluyendo las ciencias experimentales, la lingüística, las tecnologías.

Incluye como núcleo central:

 

1. Psicología

2. Neurobiología

y, como otros elementos fundamentales:

 

3. Lingüística, incluyendo lenguajes naturales y lingüística computacional.

4. Biología evolutiva, para situar el proceso de aparición de innovaciones y entender el porqué de lo que observamos en los seres vivos y en los humanos.

5. Computación y comunicación aplicadas, con bases físicas y aplicaciones tecnológicas para comprender la información y su transmisión, incluyendo la inteligencia artificial y otras tecnologías.

6. Filosofía y teoría del conocimiento, que continuarán planteando cuestiones fundamentales sobre los que pensamos y lo que preguntamos.

 

No se nos escapa la importancia, dentro de este contexto, de algunas extensiones:

 

• Implicaciones del impacto de la tecnología aplicada a los procesos cognitivos; su extensión va más allá de la predictibilidad actual con extensiones de la inteligencia artificial, reconocimiento automático (forma, sonido...), robotización.

• Implicaciones clínicas del desarrollo de la neurociencia aplicada en conjunción con desarrollos tecnológicos y en la interfase entre neurología, psiquiatría y comportamiento. Los procesos terapéuticos y de rehabilitación tienen una clara vertiente aplicada.

• El estudio de primates no humanos es un punto de referencia esencial para comprender la unicidad humana desde muchas disciplinas, desde la psicología hasta la genética y puede configurar un área de referencia con carácter propio.

 

Todas estas disciplinas ya son, actualmente, muy ricas, pero no tienen un enfoque hacia un campo común. Así, mientras que la psicología propone muchas preguntas, pocas veces se van a buscar fuera del propio campo. Y, sin duda alguna, muchas disciplinas están preparadas para dárselas, si se crean las sinergias necesarias entre disciplinas. Pero, ninguna de las disciplinas mencionadas cae plenamente en el área propuesta: mucha psicología, mucha biología, mucha lingüística mucha tecnología... no caen dentro de la propuesta de campo multidisciplinario. La presente propuesta es lo suficientemente novedosa para que ninguna disciplina se pueda erigir como «propietaria».

Se puede entender como un foro en el que, definidos unos objetivos, es necesario mirar hacia todas partes de donde puedan venir respuestas. Y permanecer abiertos, a la expectativa, ya que desde otros campos puede haber aportaciones fundamentales.

¿Estamos hablando de una ciencia «pura», «básica» y nada más? La respuesta es, claramente: no. Una especulación sencilla nos puede conducir a aplicaciones que probablemente surgirán en el futuro que «humanizarán» las tecnologías y «tecnificarán» las humanidades, con la persona como punto de referencia, con canales propios de comunicación, basados en los sentidos biológicos y mecanismos cerebrales de percibir y comprender el mundo. Con una precisión, no hacia el ser humano, sino al individuo como entidad genética, biológica, cognitiva y pensadora, única.