Salud, ciencia y tecnología: la imprescindible aportación de las mujeres

 

 

Health, science and technology: the essential contribution of women

 

Lourdes Muñoz Santamaría

 

En el ámbito de la salud es necesario ampliar el concepto de salud pública, desde un enfoque necesariamente multidisciplinario, y en el ámbito de la ciencia es preciso visibilizar el trabajo de las mujeres científicas, hasta hoy oculto. En este sentido, las tecnologías de la información se revelan como un elemento clave en la formación de redes de mujeres que luchan por evitar la discriminación de género.

 

 

It is necessary in the field of Health to extend the concept of Public Health applying a multidisciplinary approach. It is also necessary in Science to make visible the so far hidden work of women scientists. In that sense, information technologies turn out to be a key element in the education networks of women fighting to avoid gender discrimination.

 

 

La trascendencia de los avances científicos en nuestra sociedad y la, cada vez más, puntera investigación en el ámbito de la salud, así como la relevancia de las tecnologías de la información y la comunicación, hacen imprescindible la inclusión de las mujeres y, más específicamente, de la mirada de género, en este ámbito. Durante muchos años la supuesta neutralidad científica ha obviado este debate, y éste es el motivo por el que la presencia de las mujeres en el ámbito científico en España es aún muy minoritaria, no teniéndose a menudo en cuenta las diferencias de género en el desarrollo de las investigaciones.

 

La estrategia marco de la Unión Europea. La transversalidad

 

Puede hacerse frente eficazmente a esta situación mediante la integración del objetivo de la igualdad en todas las políticas que tengan repercusiones directas o indirectas en los hombres o en las mujeres. En el diseño y aplicación de todas las políticas se han de tener en cuenta las preocupaciones, necesidades y aspiraciones de las mujeres, en la misma medida que las de los hombres. Éste es el enfoque de la transversalidad (mainstreaming), adoptado en 1996 por la Comisión Europea.

Resulta fundamental abrir espacios de discusión y reflexión en torno a este tema. De un lado, para que se pueda avanzar en la incorporación de las mujeres en todo el ámbito científico en general y, de otro, para conseguir una repercusión social necesaria que ponga de manifiesto las diferencias que aún subsisten respecto al tratamiento de las mujeres en el mundo aplicado de la ciencia y también en los principios que inspiran las investigaciones científicas, es decir, en la filosofía de la ciencia.

El congreso «Mujeres y hombres: salud, ciencia y tecnología», que tuvo lugar en Barcelona los días 20 y 21 de febrero del 2003, se dividió en tres ámbitos de análisis: ciencia y género, tecnología y género, y salud y género, siendo conscientes que hay un debate general en torno a estos tipos de visiones. El objetivo fue profundizar en cada uno de ellos, teniendo en cuenta sus especificidades, especialmente relevantes, en nuestra opinión, por lo que respecta al género femenino.

 

En el ámbito de la salud

 

Hay dos aspectos importantes a destacar: en primer lugar, las particularidades biológicas, clínicas y sociales de mujeres y hombres y, en segundo, la supuesta neutralidad en la creación del conocimiento científico.

La salud de las mujeres, al igual que la mayoría de cuestiones relacionadas con el cuerpo femenino, ha sido silenciada a menudo. Es cierto que se ha investigado desde el punto de vista reproductivo, pero la salud es mucho más: incluye la salud mental, la salud laboral, el sida, las drogodependencias, la educación sexual, los trastornos de la conducta alimentaria, el estrés y todos aquellos obstáculos psicosociales que limitan a las mujeres en el disfrute de una vida de calidad.

En una sociedad como la española, en la que mortalidad femenina por causa de la violencia de género es superior a la de cáncer de cuello uterino, es evidente que se debe ampliar el concepto de salud pública y que las mujeres han de poder ser atendidas en todos los ámbitos que les preocupan, con la máxima calidad, rigurosidad y calidez.

Es por todo eso que hace falta un enfoque que contemple la salud integral, desde una perspectiva multidisciplinaria que tenga en cuenta la especificidad y diversidad de las mujeres.

 

En el ámbito de la ciencia

 

La estrategia marco comunitaria da preferencia a programas específicos para incentivar y estimular la vocación científica y tecnológica entre las mujeres. Destacaría en este ámbito dos aspectos importantes a trabajar: la educación o la contraeducación, para luchar contra los estereotipos de género, y los programas específicos dirigidos a las jóvenes, para fomentar la elección de estudios científicos y técnicos, como el «Programa Dona» de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Por último, es imprescindible hablar de la necesaria visibilización de las mujeres científicas. El congreso «Mujeres y hombres: salud, ciencia y tecnología» estuvo dedicado a Hipatia (siglo IV a.C.), que enseño matemáticas, álgebra y mecánica en Alejandría. Esta es una línea feminista, la de reconocer a las mujeres y manifestar que han destacado en estos campos. En este sentido, querría recordar, a modo de ejemplo, a Dolors Aleu, primera mujer licenciada en medicina en el Estado español y a Ada Lovelace (siglo XIX), precedente fundamental en los lenguajes de programación, fue la primera persona programadora, creadora de algoritmos en términos absolutos.

 

En el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)

 

·        Las TIC como un eje clave de las políticas de igualdad de oportunidades
La importancia estratégica de las tecnologías de la información y la comunicación como herramientas de generación, ampliación y consolidación de las redes de mujeres es algo que está ligado al objetivo de trabajar para la visibilización del saber femenino y la igualdad real de oportunidades de las mujeres. Es, por tanto, un reto político propiciar el acercamiento de las redes sociales de mujeres a las redes electrónicas, fomentando así la utilización de las TIC como herramientas para el intercambio de información, la creación y la participación.

 

·        Internet como una red genuinamente femenina

A lo largo de la historia, las mujeres han ido tejiendo redes de soporte, personales y sociales. La concepción plana de Internet, donde todos los nodos pueden generar y difundir información de igual manera, convierte esta red en un espacio en el que las mujeres pueden actuar y relacionarse de forma más cómoda, un espacio, podríamos decir, genuinamente femenino, especialmente teniendo en cuenta las dificultades que encuentran las mujeres para participar en las organizaciones tradicionales y jerárquicas. Es por eso que las TIC suponen una oportunidad para todas, abriendo campos de acción inimaginables hasta ahora.

 

·        Internet como un espacio idóneo para la comunicación y la participación de las mujeres

La Red ofrece la posibilidad de contactar con otras personas, de crear grupos de relación y de interés y, especialmente, de facilitar un espacio donde generar y acceder a la información de forma alternativa, superando algunos aspectos que, en la sociedad actual, suponen una dificultad para las mujeres. Ejemplos de ello son la falta de tiempo (doble jornada, inadecuación de horarios, etc.) y la histórica invisibilidad de la mirada y la creación de las mujeres.

 

·        El impulso de las redes como un elemento clave para «visibilizar» las voces de las mujeres

Es fundamental, por tanto, impulsar desde el ámbito local, redes de mujeres en Internet, como un elemento clave para la participación y a la vez, para la hacer «visibles» las voces de las mujeres. Es importante fomentar los espacios propios donde las mujeres comuniquen sus opiniones y se relacionen entre ellas. En este sentido trabaja el proyecto «Enxarxa’t», ganador del Premio MªAurèlia Capmany que cada año, con motivo del 8 de marzo, otorga el Ayuntamiento de Barcelona. Este proyecto está construyendo, a través de las TIC, una red de mujeres de Barcelona. Y éste también es el motivo por el que la Concejalía de la Mujer, a través del Centro de Información y recursos para mujeres (CIRD) y en colaboración con los distritos de la ciudad, ponga en marcha la campaña «Dona connecta’t». Esta campaña pretende facilitar la incorporación de las mujeres a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, a través de acciones formativas diversas y del acceso gratuito a Internet.

 

 

Lourdes Muñoz Santamaría

 

Titulada en Ingeniería de Gestión. En 1984 forma parte de las Juventudes Socialistas de Cataluña y en 1989 inicia su militancia en el Partido Socialista de Cataluña, del cual es miembro del Consejo Nacional desde 1993. Desde junio del 2001 es concejala de Políticas de la Mujer del Ayuntamiento de Barcelona. Desde diciembre del 2002 es diputada en el Congreso de los Diputados por el PSC-PSOE, adscrita a las comisiones de Ciencia y Tecnología y Mixta de Derechos de la Mujer.